Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar

Idioma:

Destacados

Funcionamiento

La bomba de calor está formada por varios equipos internos: un compresor, una válvula de expansión y dos intercambiadores de calor: el evaporador y el condensador.

En el evaporador se produce un intercambio entre la energía obtenida del aire exterior y el refrigerante que se encuentra en su interior, que pasa de estado líquido a estado gaseoso.

El refrigerante evaporado pasa al compresor. Accionado por un motor, y mediante un proceso de compresión, el compresor logra elevar la temperatura del refrigerante.

El gas comprimido llega al condensador, donde pasa nuevamente a estado líquido. Durante este proceso de condensación se produce una cesión energética del refrigerante al circuito hidráulico, con lo que se libera la energía necesaria para cubrir las necesidades de calefacción y ACS de la instalación.

El fluido refrigerante pasa a la válvula de expansión, que reduce su presión y temperatura y lo pasa al evaporador en las condiciones óptimas para que se reinicie el proceso.

En el momento que se produzca una demanda de frío, el ciclo termodinámico de la bomba de calor se invierte, absorbiendo calor del interior de la vivienda y cediéndolo al ambiente.

 

Etiquetas de la sección

funcionamiento