Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar

Idioma:

Destacados

¿Qué es?

La energía fotovoltaica es la transformación directa de la radiación solar en electricidad. Esta transformación se produce en unos dispositivos denominados paneles fotovoltaicos. En los paneles fotovoltaicos, la radiación solar excita los electrones de un dispositivo semiconductor generando una pequeña diferencia de potencial. La conexión en serie de estos dispositivos permite obtener diferencias de potencial mayores.

Para las células fotovoltaicas, una rejilla semiconductora recibe un tratamiento químico especial para formar un campo eléctrico, positivo en un lado y negativo en el otro. Cuando la luz solar incide en la célula, los electrones son desplazados del material semiconductor.

Si ponemos conductores eléctricos tanto del lado positivo como del negativo de la rejilla, formando un circuito eléctrico, los electrones pueden ser capturados en forma de electricidad.

Esta electricidad puede ser utilizada para suministrar energía a una carga, por ejemplo para encender una bombilla. La conjunción de varias células conectadas eléctricamente entre si y montadas en una estructura de apoyo o marco, se llama módulo fotovoltaico.

Varios módulos pueden ser conectados unos con otros para formar un campo solar. Los módulos producen electricidad en corriente continua, pudiendo ser conectados en serie o en paralelo para conseguir el voltaje que se requiera.

 

Algunas de las aplicaciones de la energía FV son las siguientes:

  • Electrificación de viviendas rurales.
  • Instalaciones conectadas a red en viviendas según nueva normativa que regula la conexión a red para instalaciones de pequeña potencia.
  • Suministro de agua a poblaciones.
  • Bombeo de agua y regadíos.
  • Naves industriales o ganaderas.
  • Pastores eléctricos.
  • Telecomunicaciones: repetidores de señal, telefonía móvil y rural.
  • Señalizaciones (marítima, ferroviaria, terrestre y aérea) y alumbrado.
  • Conexión a la red.
  • Protección catódica.
  • Sistemas de telecontrol vía satélite, detección de incendios.