Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies cerrar

Idioma:

Destacados

Productos

  • Captador térmico o panel solar térmico

Un captador solar, también llamado colector solar, es cualquier dispositivo diseñado para recoger la energía radiada por el sol y convertirla en energía térmica.

Es el elemento visible del sistema desde el exterior de la edificación. Se ha de situar en una zona soleada, normalmente en la cubierta/tejado de la edificación.

Dentro de nuestras aplicaciones, se pueden dividir dos tipos de paneles solares térmicos en función del principio de funcionamiento del mismo.

  • Colector plano

Son los más utilizados por tener la relación coste-producción de calor más favorable. En ellos, el captador se ubica en una caja rectangular formada por un metal aintioxidante.

Sus dimensiones varían normalmente entre los 1.5 m2 y los 2.5 m2 de superficie.

El absorbedor está formado por un metal con un tratamiento selectivo sobre su cubierta, mediante el cual se absorbe la radiación solar y se transfiere al tubo de cobre por el que circula el fluido, el cual es el encargado de trasmitir ese calor al circuito secundario de la instalación.

 

  • Tubo de vacío

Los tubos de vacío suponen un concepto distinto al del captador plano protegido. La lámina captadora se coloca dentro de los tubos al vacío. Estos tubos presentan el mismo aspecto que un tubo fluorescente estándar, pero de color normalmente oscuro. Los paneles se forman con varios de estos tubos montados en una estructura de peine. Las ventajas de este sistema son su mayor aislamiento (lo que lo hace especialmente indicado para climas muy fríos o de montaña), y su mayor flexibilidad de colocación, ya que usualmente permite una variación de unos 20º sobre su inclinación ideal sin pérdida de rendimiento. De media son un 196% más eficientes que los captadores planos estándar, ya que por su forma cilíndrica está recibiendo el sol perpendicularmente desde que amanece hasta que anochece, además las capas interiores del tubo hacen concentrar la radiación infrarroja incluso en días nublados, y al ser normalmente 100% cristal borosilicato, los costes de producción son mucho menores que los colectores planos que utilizan cobre para su construcción.

 

  • Circuito primario

Se trata de un circuito normalmente cerrado (instalaciones más habituales), por lo tanto, se hablará de circuitos de ida (salida de paneles) y retorno (entrada a paneles).

Todas las tuberías del circuito primario han de estar pensadas para soportar temperaturas de hasta 175 ºC por lo que quedan excluidos el PVC y materiales plásticos en general. Normalmente se trabaja con cobre rígido debido a su precio y a su resistencia a temperaturas.

 

  • Intercambiador de calor de placas

El intercambiador de calor a placas con juntas está constituido por un paquete de placas metálicas corrugadas mediante un proceso de estampación en frío, soportadas entre sí mediante un bastidor compuesto por una parte fija y otra móvi, el cual posibilita el apriete y asegura la estanqueidad entre los fluidos y la atmósfera mediante juntas. El paquete de placas, que constituye la superficie de intercambio, forma un sistema de canales, en donde los fluidos circulan en contracorriente atravesando canales alternativos, al objeto de provocar un alto coeficiente de transmisión de calor. La corrugación de la placa hace aumentar la superficie de intercambio, provoca una gran turbulencia de los fluidos y a la vez le confiere una gran rigidez mecánica, que posibilita la utilización de menos espesor, reduciendo al mínimo su resistencia al intercambio térmico y pudiendo soportar presiones de trabajo elevadas gracias a los múltiples puntos de contacto entre las placas.

Para aplicaciones de piscinas, el intercambiador debe de ser de Titanio.

 

  • Circuito secundario

Se trata del circuito de consumo de la instalación de ACS y/o calefacción.

 

  • Acumulador

El acumulador se encarga de almacenar el agua caliente generada por las placas solares. Resulta imprescindible en las instalaciones puesto que, los periodos de radiación solar y la entrada de energía no suelen corresponder con los periodos en los que tiene lugar el consumo de agua caliente.

Existen distintos tipo de acumuladores según su uso:

  • Acumulador: solamente se encarga de acumular agua caliente
  • Interacumulador: se encarga de acumular agua caliente y mantenerla a la temperatura indicada mediante el serpentín interior por el cual circula el fluido proveniente de los paneles térmicos.
  • Acumulador multifunción: sistema combinado con dos partes bien diferenciadas, una de ella destinada a acumular ACS y otra parte destinada a inercia de la instalación
  • Acumulador drain-back: sistema especial para instalaciones solares en donde ante la falta de consumo el circuito primario procedente de los paneles queda sin fluido, acumulándose este en el serpentín interno del acumulador (sobredimensionado para tal efecto).

 

  • Vaso de expansión

Un Vaso de expansión o Depósito de expansión es un elemento utilizado en circuitos de ACS y/o calefacción de edificios para absorber al aumento de volumen que se produce al expandirse, por calentamiento, el fluido caloportador que contiene el circuito y devolverla cuando se enfría.

 

  • Bombeo

Sistemas de impulsión para la red de tuberías.

 

  • Estación de control

Sistema de control de la instalación solar

Etiquetas de la sección

Productos